..Un Mundo Sin Plastico

Ir directamente al contenido principal »

Your shopping cart is empty

Impacto del plástico

                               

 

                                                                             Impacto del plástico en la vida marina                                                  

Desde las ballenas, leones marinos, pájaros, hasta los organismos microscópicos, el plástico ha afectado y está afectando a la vida marina. Animales dentro y fuera del mar mueren por la ingestión de plásticos o enredados en redes de plástico.

El National Oceonographic and Atmospheric Administration estima que los escombros de basura matan alrededor de 100.000 mamíferos marinos anualmente, y millones de peces y pájaros.

Las acumulaciones más grandes de desechos de plásticos marinos, formados por redes y sedales, en ocasiones de varios kilómetros, tienen una factura evidente en los animales. En estas redes que van a la deriva, llamadas redes fantasma, se quedan atrapados miles de criaturas marinas por año, como las focas marinas, delfines, tortugas marinas, tiburones, cocodrilos y aves marinas entre otras muchas criaturas.

Actuando para lo que fueron diseñadas, estas redes restringen el movimiento de los animales, imposibilitando que los animales se puedan alimentar, y con ello provocándoles la muerte por hambre. Causan laceraciónes, infecciones, y ahogo en los animales que necesitan volver a la superficie para respirar.

En las costas los investigadores ven con horror como las tortugas hambrientas engullen plásticos como si fueran medusas. Las aves pescan mecheros y cepillos de dientes creyendo que son peces, asfixiándose cuando intentan regurgitar la basura de plástico para sus hambrientos polluelos.

Las partículas de plástico flotante se asemejan al zooplancton, por lo cual puede ser consumido accidentalmente por las medusas y los calamares. Muchos desechos de larga duración terminan en los estómagos de las aves marinas y animales del mar, incluyendo tortugas del océano y albatros de patas negras, siendo estas partículas un riesgo para la vida marina

Las medusas se comen las toxinas que contienen los plásticos, y a su vez, los peces grandes se comen a las medusas. Muchos se pescarán y serán alimento para los seres humanos, resultando así en una ingestión humana de dichas toxinas. El plástico marino también facilita la propagación de especies invasivas que se adhieren a la superficie de este plástico flotante y se desplazan a grandes distancias, colonizando nuevos ecosistemas.