..Un Mundo Sin Plastico

Ir directamente al contenido principal »

Your shopping cart is empty

Sopa de Plásticos

                                                     sopa-de-plásticos

El giro oceánico del Pacífico Norte (también llamada la deriva del Pacífico Norte), ha hecho salir a la luz dos enormes masas de acumulación de residuos plásticos, conocidos como las manchas de basura del este y el oeste del pacífico (The Great Pacific Garbache Patch).

Esta corriente marina rotativa fluye desde la Costa de California en el este, hasta Japón y Hawái en el oeste. Más específicamente son corrientes oceánicas que giran en espiral alrededor de un punto central a gran escala. Estas corrientes abarcan el 40% del océano, que suponen el 25% del planeta.

Las 5 corrientes subtropicales principales a nivel mundial son: Las corrientes del Norte y del Sur del Pacífico, las corrientes del Norte y del Sur del Océano Atlántico, y la corriente del Océano Índico.

Dado que el movimiento vorticial de estas corrientes se comporta de manera similar en todas ellas, los científicos están convencidos de que hay enormes acumulaciones de basura en cada uno de ellos, similares a la mancha de basura que hay en el Pacífico norte, también llamada Sopa de Plástico, Sopa de basura o Sopa tóxica. Se estima que tiene un tamaño de 1.400.000 km². Este vertedero oceánico se caracteriza por tener concentraciones excepcionalmente altas de plástico suspendido y otros desechos atrapados en las corrientes del Pacífico Norte. El área puede contener cerca de 100 millones de toneladas de desechos. Se ha estimado que el 80% de la basura proviene de zonas terrestres y el 20% de barcos del océano.

En 2009 se descubrió que la mancha de basura del Atlántico Norte está relacionada también con las corrientes oceánicas del Atlántico Norte.

La mancha de basura del Pacífico tiene uno de los más altos niveles de partículas plásticas suspendidas en la superficie del agua, por ello es una de las regiones oceánicas en que los investigadores han estudiado sus efectos y el impacto de la fotodegradación plástica de los residuos flotantes sobre la capa del agua. A diferencia de los desechos biodegradables, los plásticos fotodegradables se desintegran en pedazos más pequeños. Como los desechos plásticos flotantes fotodegradables se convierten en trozos más pequeños cada vez, se concentran en la parte superior hasta que se desintegran, y el plástico al final llega a ser de un tamaño tan pequeño que puede ser ingerido por los organismos marinos que viven cerca de la superficie del océano.

Por lo tanto, los residuos de basura entran por completo en la cadena alimenticia. En muchas áreas de la región afectada la concentración de plástico fue mayor a la concentración de zooplancton con un factor de siete.